Make your own free website on Tripod.com

ANIMACION: ¿A QUÉ EDAD PODEMOS INCORPORARLA?
La animación de fiestas infantiles se realiza generalmente cuando los chicos tienen entre un año y diez. Esta categorización depende de algunas variables (características de la fiesta, hábitos del agasajado o agasajada y sus amiguitos, etc). Pero cuando superan esta edad, los chicos deciden sus propios juegos.

EL PRIMER AÑITO: TITERES Y ALEGRIA
Cuando celebramos el primer año de nuestro hijo, los invitados a la fiesta suelen ser primos, vecinos, hijos de nuestras amistades, etc. Las edades son heterogéneas y es necesario buscar juegos y actividades que incluyan a la mayor cantidad posible de nenes.
En estos casos, se realizan muchos juegos utilizando títeres de mano. Los chicos pueden ver a la persona calzarse el títere y otorgarle voz. Inclusive, los más chicos pueden desear tocarlos y manipularlos. Esta situación no le quita magia a la representación. Por el contrario, los chicos se sienten parte activa del espectáculo. Este tipo de actividades ayuda a la integración de los invitados.

DOS AÑOS: DESCUBRIENDO EL MUNDO
Actualmente, muchos chicos a partir de los dos años hacen la experiencia de ir a guarderías y empiezan a establecer vínculos con otros chicos por fuera del ámbito familiar. Además, cada cual comienza a descubrir su propia individualidad.
Para esta edad, se pueden organizar juegos con pelotas u objetos irrompibles y livianos de colores llamativos. La idea es contar una historia simple, (ej: el otro día Juancito venía caminando por la calle, cargado con pelotas de colores, etc.), acompañándola con dramatizaciones que usen diferentes inflexiones de voz, movimientos graciosos y toda acción que permita la atención de los espectadores. En determinado momento, la historia que se cuenta debe hacer referencia a un tropezón o una caída del personaje principal. Acompañando el relato, se arrojan las pelotas u objetos por todo el ámbito de juego. El objetivo es que cada chico agarre un objeto y luego lo comparta con sus compañeros haciendo rondas, u otros juegos.

RONDAS: UN CLASICO
Los juegos de ronda siguen siendo un clásico de las fiestas infantiles. El "Pato Ñato" y "El juego del Gato y el Ratón" son dos posibilidades. Se pueden jugar a partir de los cuatro años.
"Pato Ñato": los chicos se sientan en ronda. Uno de ellos es el Pato , quien la recorrerá por fuera trotando , saltando, bailando o como lo prefiera. Junto a este movimiento, va tocando la cabeza de sus compañeros, diciendo "Pato", hasta que "toca" a uno señalándolo con la palabra "Ñato". El "tocado" corre al Pato, que debe ocupar el lugar vacío de la ronda.
El "tocado" se transforma en el nuevo Pato y continúa el juego. Si el anterior Pato no llegó a su objetivo, tiene prenda.
"El juego del Gato y el Ratón": es similar al "Pato Ñato". Los chicos forman una ronda, parados y con las manos entrelazadas. El Ratón se mantiene en el centro de la ronda y el Gato por fuera.
El objetivo es que el Gato pueda cazar al Ratón, pero los chicos protegen a este último. El Gato intentará colarse por medio de la ronda y los chicos deben amagar con que suben los brazos y lo dejan pasar, pero bajándolos rápidamente antes que el Gato lo logre.
Cuando el Gato atrapa al Ratón, se eligen nuevos jugadores.

EL REY DE LAS COMIDAS: UN JUEGO PARA CORRER
A los chicos les encanta correr, especialmente a partir de los cinco años. Uno de los juegos que se puede realizar para estos casos es "El Rey de las Comidas".
Los jugadores se dividen en Cocineros y Rey. Los Cocineros se ponen de un lado y eligen una comida en secreto, sin decirle nada al Rey que permanece a una distancia prudencial. El objetivo es que el Rey averigüe de qué comida se trata.
Para eso, los Cocineros le dicen cuál es la primera sílaba de la comida elegida. Por ejemplo, si eligen "pollo", le dirán al rey que la primer sílaba es "po".
El Rey comienza a enunciar diversas posibilidades de comidas que empiecen con la sílaba elegida (ej: ¿es polenta? ¿son porotos?). A su vez , los Cocineros se van acercando al Rey a medida que éste hace las preguntas. Cuando el Rey adivina, comienza a perseguir a los Cocineros.
El Cocinero al que el Rey toca, pasa a ser Rey junto a él y ambos adivinarán la próxima comida . De esta manera, será cada vez mayor el número de Reyes y menor el de Cocineros. El juego termina cuando todos los Cocineros son "tocados" y transformados en Reyes.

LA PANTERA Y EL OSO DORMILON: LA OPCION PARA LOS MAS CHICOS
Una variable posible para los más chiquitos es "La Pantera y el Oso Dormilón".
La mayoría de los jugadores serán Panteras, mientras sólo uno será el Oso Dormilón. Es interesante que el Oso sea una persona mayor que coordine el juego y teatralice al Oso Dormilón.
Las Panteras se acercan de modo sigiloso al Oso Dormilón, que "duerme" y "ronca" cómicamente. El Oso se despierta de repente, y comienza a correr a las Panteras. Cuando toca a una Pantera, ambos pasan a ser Osos Dormilones. El juego continúa hasta que todas las Panteras se transformen en Osos.

JUGANDO AL TUNEL O AL GUSANO CLODOMIRO
Otro juego para chicos de todas las edades es "El Túnel" o "El Gusano Clodomiro". Generalmente, este juego se propone cerca del final de la fiesta para que los chicos reemplacen las corridas por juegos más tranquilos.
"El Túnel" es un tubo de lycra de algodón u otro género suave que pueda estirarse bastante. Una persona más grande -puede ser el o los animadores de la fiesta- cuenta la historia del Gusano Clodomiro, al que se encontró todo desinfladito en la puerta de su casa porque una bicicleta lo había pasado por encima, etc.
El animador ensaya diversas formas de "inflar" a Clodomiro -con la boca o haciendo la mímica de un inflador- pero ninguna da resultados. Entonces le propone a los chicos pasar por el túnel de tela para que Clodomiro recupere su forma natural.
Es necesario que una persona sostenga la entrada y otra la salida de "El Túnel" o del ahora infladísmo "Clodomiro".

CONSEJOS PARA JUEGOS FELICES
La piñata y la torta se reservan para el final de la fiesta. Ese es un buen momento para hacer dibujos sobre afiches y regalárselos al cumpleañero o la cumpleañera.
Si bien los espacios verdes y amplios son los más adecuados para fiestas infantiles, no te desesperes si el cumple debe hacerse en un espacio pequeño o cerrado. Siempre hay juegos para que los chicos la pasen bien.
Nunca se debe presionar a los chicos para que jueguen a lo que se propone.
Tampoco se debe retar a los más revoltosos. En estos casos, una buena táctica es nombrarlos "ayudantes" del coordinador.
Darle protagonismo al agasajado o agasajada.
No extender demasiado la duración de los juegos.
Acompañar cada juego con una teatralización simpática, garantiza que aun el juego más simple sea bien recibido.